martes, 17 de marzo de 2009

DONDE DIJE DIGO, DIGO DIEGO

.
.
La carta de apoyo al asesinato de "los tres negritos", firmada por un grupo de oportunistas y cobardes artistas cubanos, se ha convertido en el corpus de un diferendo ético que tiene su génesis en una causa menos trascendente, pero ha servido para que los extremistas se pisen, entre ellos, sus sayos de oportunistas.

Zoé Valdés justifica a Humberto Solás, llegando a decir que “no fue un enemigo” y que era simplemente “un hombre que se resignaba, como tantos otros, e intentaba sacar tajada del sistema en el que creyó y del que nunca se arrepintió públicamente”. "En privado era muy crítico con el castrismo, aunque no se abría fácilmente con todo el mundo. Pero dentro de Cuba y para los “observadores extranjeros” mantuvo una posición elogiosa de la dictadura. Por esa razón discutimos en múltiples ocasiones, hasta que un día nos cansamos los dos y nunca más nos vimos". Toleraba la hipocresía de Humberto, al punto de discutir con él hasta cansarse, y eso le parece bien, pero no vacila en exigirle a Senel Paz que sea menos “resignado", que renuncie a “su tajada”, o ella no se sentará a su lado en sitio alguno porque se mancha con su bajeza. Tal pareciera que tomarse un cafesito con Humberto no hubiese sido tan pecaminoso como ir a decir su verdad (si es que tiene alguna) en el mismo sito donde Senel viene a decir las suyas, o las de quienes le permiten viajar.

A EHB le parece infame sentarse junto a Senel Paz, pero no le parece mal tener en su vitrola a César Portillo de la Luz y a Marta Valdés, y no sólo eso, promoverlos con una candidez digna de mejores causas. Nosotros no tenemos nada en contra de leer o escuchar a ninguno (lo hacemos; escucharlos porque leer a Senel es mas difícil y la democracia no merece tanto esfuerzo), o de sentarnos en la misma mesa a discutir nuestros puntos de vista con quien sea. Lo que si no podemos aceptar es la falacia del doble Standard.

Vade retro. Dios guarde a Cuba destos males, y sus usuarios.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Chocho Valdés, "¿por qué no te callas?"

gadeo dijo...

todos callan. temen decir la verdad y recibir los ataques de los perro de la derecha. "mannana vendran por ti", le dijeron al judio y no lo creyo.

Fina dijo...

Lo de siempre. Es que oigo a los perros furiosos de un bando y otro y no distingo los ladridos. El ladrido de Valdés es idéntico al de Arleen Rodríguez Derivet. El ladrido de Abreu es idéntico al de Randy Alonso. Todos son super jueces de los otros y nadie mira sus propias y asquerosas emanaciones. Claro que con los comunistas no hay nada que hacer. Pero claro también que hay que ejercer la democracia, o si no de qué coño estamos hablando. Cruz Varela, Rojas y Ferrer han hecho acto de presencia, han discutido, y ya eso es muchísimo.

Terricola dijo...

No hay respuestas para la cantidad de sandeces que dice Zoe la olvidadiza....convertida en sátrapa..

Yeyo dijo...

Esa ZV es una mentirosa de marca mayor. Primero dice que se cansó de discutir con Humberto Solás en Cuba porque diferían en cuestiones políticas, y que nunca más se hablaron, y luego aparece en esa foto tomada después de irse de Cuba... y hace poco, a juzgar por lo gorda que ya se ve, con el propio Humberto. Es increíble cómo tuerce y manipula la información para su beneficio.

Anónimo dijo...

Por favor, la Dama de París no debe ser vilipendiada por gorda. Ella, pobre, lo que tiene es una grave enfermedad glandular, que la engorda y hace que se le caiga el pelo. Tampoco debe ser vilipendiada por mala escritora, porque en definitiva eso no es un crimen. La cantidad de criminales que hay... Lo único que no soporto de ella es se acostó con Tomás Borge, qué hombre tan feo y con una dientuza, muy fea también, de la embajada cubana en paris.