miércoles, 17 de septiembre de 2008

LAS TRAMPAS DE LA SIMPLIFICACIÓN



El gobierno norteamericano, representado por su presidente, “el bruto Bush”, serrucho en mano, ha ido cortando en círculos a su alrededor, una vez tras otra, los “pisos” que el gobierno cubano, representado por el invisible, pero “trabajador y pragmático” Castro II, manipulado desde las sombras por el “astuto y malvado” Castro I, ha ido colocando para sustentar las repetidas negativa a aceptar la ayuda masiva ofrecidas por el pueblo americano y su gobierno. “El bruto Bush” se ha quitado el traje de lobo, ha hecho caso omiso a los dignos reclamos del “glorioso exilio histórico cubano” que “lo puso en la casa blanca” y se ha puesto la caperuza roja para llevarle pasteles a la abuelita:
  • Cien mil y una comisión de evaluación (como paso inicial para enviar la ayuda masiva) NO, pues no me rendiré. Subamos la parada.
  • Cinco millones en ayuda entregados al gobierno cubano para que los distribuya NO, no me rendiré. Subamos la parada.
  • Autorizar doscientos cincuenta millones en ventas por parte de compañías americanas para la reconstrucción de la isla NO, pues no me rendiré. Subamos la parada.

¿Qué hacer ahora? ¿Qué puede el gobierno cubano pretextar ahora?
Rotos los argumentos históricos y desnuda la realidad, el gobierno del “lerdo Bush” se ha diluido como interlocutor en el nutritivo (para el “brillante” Castro I) diferendo histórico entre Cuba y EEUU. El gobierno de cuba y sus “creativos” ideólogos y estrategas han sido desnudados por el “más retardado” presidente de los EEUU de todos los tiempos, por “la peor administración” que se recuerde.
¿Qué resta?
Resta reconocer que el viejo discurso de un sector del exilio cubano, sólo sirve para endulzar el café en “El Versalles” y que hay que implementar acciones, estrategias, que lejos de dividir, unifiquen y capten la atención de la opinión pública.
Resta que con los pasteles venga el cazador, que el “alcohólico Bush” termine el trabajo antes de irse y podamos recordarlo, al menos los cubanos, por algo bien hecho.
Resta que se emprendan acciones legales para declarar “genocida” la actitud del gobierno de cuba y enjuiciarlo en las instancias supranacionales como un “delito de lesa humanidad” y que se sustente un ultimátum respaldado por la ONU para que en 24 horas reconsideren su actitud o abandonen el país.
Resta, si como es previsible, el gobierno de Cuba no responde, estar dispuestos a dar una solución definitiva al problema de Cuba usando lo mecanismos de fuerza, establecidos para casos de esta naturaleza, que ponen en riesgo la vida y la salud de un grupo humano.

Nota: Disculpen, los ilustrados lectores de este blog, mi caricaturesca redacción de este post. Es sólo un intento, tal vez vano, de hacerme entender por un sector del exilio cubano, cuya caricaturesca actitud no dista mucho de la del gobierno cubano. Estar en el otro extremo de nuestro oponente, muchas veces nos convierte en su cómplice.

4 comentarios:

Johnny Cricket dijo...

Excelente post. Bush no es tan bruto como parece ni tan amiguito de los extremistas del exilio. De acuerdo contigo que las simplificaciones ahora no tienen cabida. Hay que aprovechar el momento. Seieze the moment. Carpe diem.

Anónimo dijo...

Mira que hablan mierda tú y tus aduladores, Tirofijo. Das lástima, infeliz. Te insultaré todos los días.

Joaquín Estrada-Montalván dijo...

el companero ya te respondio date una vuelta por Gaspar

saludos

64120902861 dijo...

Sí.