martes, 29 de julio de 2008

CARTA

Nuestra nota sobre Lulú la perdida y otros poemas de John Snake de Pedro Juan Gutiérrez, además de algunos (escasos) comentarios, lo cual denota la poca popularidad y consumo de la buena poesía, provocó esta apasionada carta de una, al parecer informada y discrepante lectora (no muy asidua, según dice) de este blog. Con gusto aceptamos su “humilde ayuda” y le agradecemos su atención, aunque no nos visite “especialmente”. Con que nos visite es suficiente.

Estimado Tirofijo (o como quiera que sea su nombre):

No visito especialmente su sitio pues no simpatizo mucho con las salonerías e intrigas que a veces se apoderan de él. Un amigo, con el cual estuve comentado el libro, me alertó de su
"nota laudatoria" (bastante ambigua, estimo) y me he animado a escribirle. Si ni siquiera su anonimato permite a usted, que se autodenomina el paladín de la crítica y promete un blog donde “aupar, adular, elogiar, erigir, glosar, sostener, promover, sustentar, redimir, aplaudir, agasajar” no son opciones posibles, poner las cosas por su nombre, tenga a bien aceptar mi humilde ayuda.
Estoy harta de las “algarabías intimas” de esta ciudad (Miami), pusilánime e hipócrita, de su intelectualidad lamedora, que hace “ropa vieja” con el cadáver insepulto de Fidel Castro y ríe consentidora cuando Ramón Alejandro (oliendo aún a París o a La Habana), de paso por Miami, se hace
entrevistar por Edmundo García para alardear de su "culeante" curriculum y sus veleidades izquierdosas, o más bien socializantes.
Estoy harta de los entusiasmos ostentosos de París, Madrid, Barcelona; de la Europa pendular e inconsistente que lo mismo se entrega con fervor a cambiarle el nombre ominoso a un parque que glorifica a Valeriano
Weyler, se enfrenta, en la acera de una embajada a los esbirros del régimen o respalda la intransigencia de Zoe Valdes o Juan Abreu y a su vez asiste a las moderadas y socarronas disertaciones de Jorge Massetti y se traga las insolentes pretensiones martirológicas de Ileana de la Guardia.
Estoy harta de los cálculos oportunistas de La habana, que prefiere masticar a Pedro Juan, sin tragárselo, por puro cálculo, mientras patean a Gorki y censuran a Yoani; que dan carácter de suceso a la presentación de un libro que quemarían de buena gana (y no por razones estéticas) con la asistencia de toda la oficialidad cultural del país, a cambio de una reseña de Olga Connor en El Nuevo Herald, o una nota complaciente en uno u otro blog.
He leído el
libro y lo guardo porque es un lindo ejemplar, gracias al diseño, los dibujos de Ramón y la idea en general. En todo lo que aparece el nombre de Germán, abundan las buenas intenciones y los descalabros. Es una lástima, lo digo con pesar, que gente pensante y con un reconocido prestigio (incluyo a William, la Sra. Ena no se quién es) se conviertan en aplaudidores y aupantes de descalabros como este.
No hay una sola línea en estos textos que sospeche siquiera lo que es poesía, o que de alguna manera sugiera la posibilidad de un discurso que pueda llamarse poético, ya sea por el uso del lenguaje, la conceptualización u otro elemento de composición que denote una intención poética. El lenguaje prosaico que caracteriza al autor (y que es dable en, e inherente a la narrativa) no trasciende acá el contenido, solo resalta por su rastrera conceptualización, su rampante grosería, su vulgar expresión y su “sucia” (cochina, ajada, percudida, impura, contaminada, repugnante) intención de novedad.
La razones extraliterarias, extraartísticas, cada vez pesan más en el concierto de aullidos en que se ha convertido el día a día del arte cubano. La Habana propicia, Europa suspira y Miami consiente. La edición de este libro reúne todo el oportunismo necesario para arrancar los aplausos anhelados en los tres vértices del triangulo de la vergüenza. Eso hay que reconocérselo. Sin otro asunto y deudora de su atención, le saluda,
Gertrudis Amaro San Román.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

la portada es espantosa, un horror, y con lo fino que es navarrete cómo se atreve a editar tal cosa? armengola.

Sarita dijo...

No he leido el libro pero conociendo a Pedro Juan creo que en esta "obra" se releja fielmente la personalidad de su autor: nada de poesia y mucho oportunismo fecal.
Felicito a Gertrudis por tan penetrante analisis.

tomas dijo...

Sarita, pa que tu sepas que esto se lee aqui en Pinar. Tu lo que nunca le perdonaste a Pedro fue que te dejara por aquel muchacho, y le dijiste a todo el mundo que te habia dejado por un negro y es verdad que era negro pero tambien era medico y de eso no hablaste con todo lo artista que eres no entendiste nada ahora estas con la mafia de miami hablando mal de pedro juan que si se quedo con nosotros.
abajo el imperialismo

machetico dijo...

Me asombra la popularidad que alcanzado el boxeo en la oleada de moda este verano. Tengo a Tirofijo en el punto rojo de mi kolimador (de abrazos).

Anónimo dijo...

Helloooo!
Aqui no hay nadie!!!

TIROFIJO dijo...

Si, acá estamos. Aburridos, no hay nada a qué dispararle. Ya, por no hacer, la gente de este pueblo no hace ni estupideces. Y la blogosfera esta muerta. Los blogs que más agitaban el ambiente desaparecen, y surgen blogs, cada vez más aburridos. Cuando apareció “machetico” con su “vaina” yo pensé que iba a dar algún “plumerazo” en las empolvadas galerías del pueblo y a sacudirle el polvo a los trasnochados plásticos del patio, pero se ha conformado con poner afiches de negros musculosos y hablar de box. Qué hacer? Germán Guerra no saca un libro todos los días, “Iduna Ediciones” anuncia actividades que después no suceden y Carlos Pintado ya salió en “Vanidades” este año.

Anónimo dijo...

la monga alejandra con el inmundo y el pedro juan y la mimí yoyo de la barnet y el navarrete y la mariela castro, qué casting, caballerrooooooo!

Anónimo dijo...

y la valdezca con la wirtonga de la tonga y la alicia alonso y la valdezca debiendole dinero a menard el de reporteros sin fronteras y haciendole peliculas a la monguesca alejandresca que colgó en su blog con los niños y todo y despues se cayó la boca cuando en el inmundesco programa de radio el mismo alejandresco la puso nuevecita de paquete.