jueves, 20 de noviembre de 2008

MARTÍN, PERDIDO EN EL BOSQUE (o niño que no llora, no mama)

Nota: El Sr. Santiago Martín, aunque descalifica nuestro comentario acusándolo de tener “mala leche”, y además “evidente”, nos recomienda e invita a que leamos su libro primero y hablemos después de él. Obviamos su comprensible molestia y su afirmación acerca de nuestro supuesto retorcimiento, fundado en el socorrido argumento de la anonimia, y procedemos a complacerlo.

Estimado Sr. Martín:
Créanos usted que nuestro comentario es moderado, respetuoso, y en extremo animado de una sincera intención de no excedernos en cosas que no fuese estrictamente necesario señalar.
Ante sucesos así sólo hay dos opciones: la primera seria obviarlos, como a tantos otros, que uno deja pasar porque no merecen nuestra atención. La segunda sería hacer una crítica mentirosa o complaciente, que en el fondo es una burla disfrazada de halago.
La primera es la peor para el autor, ya que se siente como si no existiera, y frecuentemente te gana un enemigo eterno. La segunda (como la de Bernardo Dieguez) es tan horrible como la primera, pero a algunos les complace, y devuelven el favor, y se crea la cadena de clientelismo mentiroso en que se ha convertido la crítica de arte en “este pueblo”.
Nosotros no creemos en ninguna de la dos. Creemos en decirle al autor lo que a nuestro juicio merece y por eso hemos recibido miles de maldiciones y una o dos palabras de agradecimiento. Nos basta.
Fuimos a la presentación de su libro, no por usted, a quien no conocíamos, sino por el hecho de ser un autor publicado por Z.V. en una colección que ella avala con su nombre y que además, prologa y presenta en público. Del show de presentación ya manifestamos todo cuanto creemos merecía, y con razón me reclama usted no haber dedicado unas líneas al libro. En la nota final (y en letras chicas) tratamos de aclarar esto pero no fuimos muy explícitos, en un intento baldío de evitarnos decirle cosas más dolorosas. El libro, que leímos esa misma noche, intentado buscar un asidero para poder decir: “el show fue horrible, pero el libro vale la pena"; nos defraudó. No nos dio un sólo asidero. El concepto es fatal. Mezclar poesía, o lo que se supone que lo sea, con panfletos políticos (o sociales, o urbanísticos), es un despropósito o “un total contrasentido", como gusta usted decir. Fíjese que decimos “poesía” y no “poesía política", porque no creemos que la poesía tenga apellido. La poesía lo es o no, y esta (no porque aborde una temática específica) no lo es. No se acerca siquiera a serlo.
Le hemos rastreado en la Web y hemos encontrado, gracias a dios, un elogio que hacerle. Tiene usted, ademas de un seudónimo (Baltasar Martín), que no le hace en ningún modo retorcido) como hemos podido apreciar en algunos de sus escritos, una especial sensibilidad y conocimientos, que exceden los nuestros, sobre danza. Eso no es despreciable y creo que usted no lo valora en su importancia. Nos agrada decírselo ya que otra cosa no podemos hacer, por ahora. Reciba usted el testimonio de nuestra especial consideración. Tirofijo

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Burrito Tirofijo, se escribe mezclar y no mesclar.
Me encanto tu comentario tan bien fundamentado, gracias por no poder justificar la desvalorizacion que haces de mi no-poesia.
Por lo menos mi no-poesia no es tan oscura ni llena de sombras como la tuya, que no parece la de un hombre heterosexual felizmente casado tambien con una mujer heterosexual, y con un hijo que pinta con futuro.
Gracias de nuevo por la falta de contundencia de tus argumentos.
Santiago Martin.

Anónimo dijo...

de lo que se deduce que la poesia de tirofijo es la de un infeliz en un matrimonio sin sexo y un hijo sin futuro.

tirofijo, postee algun poemilla de esos tan tristisimos y torturados, para nosotros juzgar...

Anónimo dijo...

Que bajo has caido Her....to, supuesto Tirofijo, eres un cobarde.Tratar de destruir a una persona de esa manera no se vale. Es tu opinion si crees asi,pero hay maneras y la tuya a todas luces es muy mal intencionada. Creo que eres un emvidioso, frustrado y resentido, pues Zoe Valdez, a la que admiro,pero no la pongo en ningun trono,ya que es un simple mortal que sabe escribir muy bien( no por olerle el culo, como algunos), le publico el libro a Santiago Martinj. Ese tipo de poesia tan limpia,plana y directa, no es para ti, logicamente, tu eres un simple compendio de metaforas oscuras y frases grandilocuentes y sin sentido. No eres capaz de soborear algo asi ,tan simple y lindo, sin recovecos. Quizas el libro de Santiago Martin es un poco eclectico al mezclar los textos politicos con la poesia, que... so burro,... en este caso esta muy cargada de politica, de ahi la mezcla. Si eres un poco culto,como dices, la habras entendido. Tienes un grave problema por resolver, tu sabras cual,la frustracion es mala consejera. y Para finalizar, sospecho que alguien te conto lo de la noche de la presentacion, sospecho quien....pobre diablillo..no vale la pena...ah sufrido tanto y esta tan viejito.....que ..en fin...ustedes sabran, poque tu no estuviste esa noche.
Que tu alma se limpie de tanta mierda y resentimiento y que Dios te perdone....que lo mereces por infeliz.

Anónimo dijo...

para redondear... EL LIBRO SI ES BUENO, NO ES BECQUER, NI SHAKESPEARE, "OF COURSE", PERO ES UN LIBRO QUE SE LEE MUY FACIL T ESO HABLA MUCHO...LO TUYO NO HAY QUIEN SE LO META.....

Anónimo dijo...

No hay nada peor que la poesia del traumatizado que la escribe para ahorrarse el psicoanalista (o por prescripcion facultativa).

El de Martin suena bien. Esta en amazon?

Anónimo dijo...

PEDIDO: pongan poemas de ese libro, asi no se vale, nadie lo comprara....

juanex dijo...

qué loca más fea por tu vida! No es la Triple Fea, es la Cuátruple.
Ya entiendo por qué ZV la publicó. No le hace competencia por ningun lado.

Anónimo dijo...

ella nada mas que publica de mediocre pa abajo, segun su jerarquia -pocas mujeres a su ojos- a no ser las intelectualmente zoelesbianas...asi

Anónimo dijo...

Este comentario es para juanex:
Soy feo, pero no le robo los libros y los mapas a una pobre vieja en Paris como tu, que tuviste que salir huyendo porque la señora ya dio parte a la policia francesa.
Y mas loca millones de veces eres tu, pajaro de mierda, que te pones unos tennis dorados de un mal gusto exquisito.

Anónimo dijo...

Señor anonimo de las 6.08:
Lo complazco con un poema de mi libro de no-poesia.

Para Polonia, un enorme clavel.

La palabra “Solidaridad”
era una prostituta trágica
en manos de los rojos,
expertos en los malabarismos
del lenguaje,
cuando en los astilleros de Gdansk
toda Polonia comenzó a armar un barco blanco,
con Lech Walessa en su puente de mando,
decidida a evitar las rémoras soviéticas
pegadas a su casco.
Y por si fuera poco,
otra palabra,
sinónimo de meretriz
en el argot del Kremlin,
cobró su auténtico sentido en este empeño,
siendo combinada con aquella primera,
para crear una yunta invencible,
dispuesta a derrotar
el estado de sitio,
la Ley Marcial,
y al ogro Jaruzelski:
El Sindicato Solidaridad
navegó más allá del astillero,
como si fuera un veloz rompehielos,
quebrando los mares de consignas,
derechos pisoteados,
y mentiras marxistas.

Santiago Martin.

Anónimo dijo...

Otro no-poema como muestra:

La Cruz de María Elena en Alamar.
(Rememorando “Una mujer escribe este poema”,
de Carilda Oliver Labra)

Una mujer escribe su poema,
entre la muchedumbre de pan y circo que la ignora,
y hace la cola del pan todos los días,
sin asistir al circo del gobierno,
reclusa entre los barrotes prefabricados
de Alamar,
esa pesadilla arquitectónica junto al litoral
que aguarda por los peces esquivos,
la carne de res e incluso de felino.

Esta mujer ha sufrido un lúcido y sereno arrebato,
y se ha unido a la Carta de los Diez,
fiel alegato,
que demanda la libertad de todos
y el respeto a los gatos,
secuestrados por el hambre y el odio;
por un viejo tirano.

A esta mujer le han hecho comerse
su propio abecedario,
refugiarse en el triste pueblo de Colón
y ponerse el exilio de sudario,
pero ha logrado,
sin dejar de añorar el tomeguín,
continuar escribiendo su diario.
Santiago Martin.

Anónimo dijo...

La ultima probadita, para no cansarte:

Para Senel sin Paz

Senel,
nuevo Ulises
que sucumbiste al canto de las hienas,
en tu viaje tras el pene de la gloria;
perdiste el bosque
debido al lobo viejo,
y ya no hay chocolate ni fresa en el Coppelia,
a no ser en pesos convertibles,
palabra muy a tono con tu historia.


Santiago Martin.

canabis dijo...

mira Martin, aca te publican hasta esos poemas y no te censuran.
Tiro, pon una de tus decimillas en el blog de la Zoez, o en PD, a ver si te la publican. No creo, si te bloqueo hasta los comentarios porque no la aplaudes o te tiras al suelo como Martin Alfombra, para que ella pase.

Anónimo dijo...

Para Canabis:
Fijate que Heriberto si es alfombra de Zoe, porque no se atreve a criticarla en su blog.
Si entras al blog de Zoe, veras que no estuve de acuerdo con lo que escribio sobre Miami, y asi se lo hice saber.Entra y lee,para que no hables lo que no es, ultraenvidioso.
Si mi libro no le hubiera gustado a Zoe, aunque yo le limpiara los zapatos ella no me lo hubiera publicado.

Santiago Martin

Anónimo dijo...

Heriberto, tengo que reconocer que en tu blog no hay censura; algo bueno tenia que tener.

Santiago Martin.

Anónimo dijo...

Quiero cerrar mi participacion en este blog con un poema que le dedique a Zoe Valdes, tan odiada y vilipendiada por los que la atacan, para que se les rebose la bilis y se retuerzan de odio. Para mi es un honor ser alfombra de Zoe, aunque la primera que sabe que no lo soy es ella misma, con la que no comparti sus opiniones sobre Miami, pero acepto lo de alfombra con gran placer, aunque no sea verdad. Malo que fuera alfombra de la Seguridad del Estado Cubana, como algunos que corrieron para alla cuando lo de la patada a Carilda.
(La verdad es que quiero remover el avispero y cuquear al mono como despedida)

El todo cotidiano de Zoé Valdés.

Lunática,
como tu editorial de otra galaxia;
erótica e intensa,
(y a la vez, sutil y escurridiza),
cual romanza de Lecuona cantada por el Bola,
traída por el viento desde Guanabacoa,
o un viejo son de Miguelito Cuní,
tu prosa
es un bolero
de dulces remembranzas,
y amargos desengaños,
tocado una y otra vez
en la eterna victrola,
donde Vicentico Valdés
vence al olvido,
y se cuela el café de la nostalgia.

Prima cercana de Cecilia,
tu abanico multicolor y frágil
refresca el aire bajo el Arco de Triunfo:
la cubana eres tú,
que nació en el Manglar,
y tus libros sin par
nos redimen al fin.

Zoé Valdés,
eres la verdad que derrotó
lo más soez del enemigo en la distancia,
conquistando París
para elevarte
por sobre el agujero del hospicio,
sobrepasando en altura hasta a la Torre Eiffel,
porque toda Cuba te puede sentir y ver,
desde los cuatro puntos cardinales,
y para eso sí que ha sido necesario crecer.


Baltasar Santiago Martin.

Anónimo dijo...

Gracias a todos por su atenta atencion, hasta nunca,
B.S.M

Anónimo dijo...

dios mio, esos poemas son en serio?

todo esto es una broma, no? esos no-poemas se los ha inventado tirofijo y el tal santiago martin es tambien un personaje inventado?

diganme que alguien esta parodiando a ese Martin...

Anónimo dijo...

Yo creo que este hombre lo mejor que ha hecho es poner sus poemas y ustedes juzgen si Tiroflojo fue cruel o magnanimo con el autor.
Esto es un ejercicio democratico que no se encuentra en otro sitio y que hace falta.

TIROFIJO dijo...

Estoy de acuerdo.

Anónimo dijo...

"Si mi libro no le hubiera gustado a Zoe, aunque yo le limpiara los zapatos ella no me lo hubiera publicado."

de lo que se deduce... no se ni lo que se deduce... como es posible?

raúl dijo...

No conozco al tal Martín y supongo que los poemas que aparecen antes y que acabo de leer sean obra de algún jodedor que intenta desprestigiarlo. ¿Es así o no?

Anónimo dijo...

el texto suyo ahi no es tan malo porque narra una historia...

http://isis-lareinadelanoche.blogspot.com/2008/10/la-avellaneda-en-matanzas-por-baltasar.html

Emilio Cruz dijo...

Sr. Santiago Martín,

Con sincera honestidad le pido que no se vanaglorie de su (no)poesía. En los textos que ha incluído no hay un solo verso al que yo pueda llamar poesía. Abundan en ellos el mal gusto, los lugares comunes, la poca imaginación, demasiada consigna de pacotilla.
Con tantos buenos poetas que hay dentro y fuera de Cuba que aún no han podido ver su primer libro publicado, y ¿usted sale con ésto? Debería de tener un poquito de respeto por la Literatura Cubana.

Emilio Cruz

Ana Maria dijo...

Se excede usted, Sr. Emilio Cruz.
Santiago Martín es, desde luego, responsable de lo que escribe, que ya eso es una carga bastante pesada para cualquier ser humano, pero no lo es para nada de la no edición de otros poetas, por bueno que estos sean.
Cada uno tiene que arreglárselas como pueda. Es el mercado, amigo. Creo que nada ha sido mejor que permitir a este señor que pusiera sus versos, pues yo también pensé que el Tiro había sido muy duro con el autor, pero ante la evidencia, creo que fue muy condescendiente y que hasta fue una crítica positiva ya que no se ensañó en los versos, que dan para una tesis sobre lo que no se debe hacer en poesía.
Se limito a criticar el Show y darle una señal al autor para que no se expusiera de ese modo al ridículo.
En cuanto a la editora, tiene muy bien ganados meritos para exponerlos de ese modo avalando cosas de tan bajos valores estéticos.
Este sitio, salvando el hecho de que permite comentarios inadmisibles por su bajo nivel y su indecencia, mantiene una pulcritud elogiable en la critica sin dejarse arrastrar a discusiones baldías y tocando los puntos grises de la vida cultural que son tabú para otros medios.
Otros medios, cuando hablan de algo, hablan de lo bueno solamente, y en cuanto a lo malo, el mal gusto que galopa en nuestros medios culturales, se callan en todos los idiomas posibles.

raúl dijo...

¡No es posible! Parece que los "poemas" sí son de la autoría del tal Martín y no de un jodedor. No dejaré de guardarlos en un archivo para que se rían algunos amigos cuando vengan a casa.

Anónimo dijo...

increible. ahora dicen que ZV tambien va a ayudar a algunos pintores de miami que le han sido fieles servidores.

Anónimo dijo...

El tal Santiago Martín es un personaje real, tan real como malo y mala es Soez Sabihondez.

Anónimo dijo...

Santiago Martín tiene el mismo olorcito que el Indio Naborí... UFF!