domingo, 9 de noviembre de 2008

EL RESENTIMIENTO ILUSTRADO


¿Ilustrado? Si, en el sentido original, ese que nos habla, no de los atributos de la razón condimentada con el lustre del conocimiento, sino de una actitud que a más de ser explicita, se hace amparar por los matices mas variados de lo irracional. Natural y comprensible, aunque igual de mezquino en su manifestación más primitiva, lo apreciamos con conmiseración en la generación de cubanos, sorprendida por la tormenta revolucionaria del 59 y arrojada como náufragos en las costas más inhóspitas. Ese resentimiento, que está en la génesis de todo desarraigo, hemos aprendido a digerirlo apenas, en esta ciudad, que ha capitalizado el dolor de varias generaciones de cubanos, y que muestra y oculta sus sentimientos con igual empeño. Hemos aprendido a limarlo en el aprecio del esfuerzo, en el reconocimiento de los logros y en el disfrute de las oportunidades que hemos heredado.
Cómo, con qué argumentos sustentar los brotes de amargo rencor de nuestros contemporáneos, la indolencia ilustrada, amoblada de eruditos argumentos (como quien llena de tarecos inútiles una habitación) con que se pretende fundamentar militancias y compromisos que no son más que irracionalidad con otro signo.
Oponer a la mezquindad ancestral, a la brutalidad más primitiva, al deshonor y la ausencia de lealtades, a la crueldad criminal del régimen los mismos argumentos, las mismas actitudes, los mismos métodos, no nos hace mejores. No dará mejores resultados porque podamos estructurarlos metodológicamente, porque podamos darle un barniz de modernidad o expresión culta, porque podamos redactarlos con una prosa atractiva o con evidentes valores estéticos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor Tirofijo: ¿A quién, o quiénes, tuvo ud. en su mente al redactar este post?

TIROFIJO dijo...

El reduccionismo. Otra plaga. Estamos hablando de fenómenos, que inspiran o propician las personas que los protagonizan desde luego, pero eso es lo menos importante.

Anónimo dijo...

Heri, no te limites, no te limites...

Cumanayagua dijo...

Tirito, pero si el primer resentido ilustrado eres tu!

Anónimo dijo...

Noticia de última hora:

“Hace sólo unas horas murió de un ataque cardiaco, causado por la contrariedad que le produjera la lectura de una opinión que le contradecía, el ultraderechista, agente de la CIA y terrorista mediático Ernesto Hernández Busto, editor del libelo digital contrarrevolucionario Penúltimos Díaz. Un mercenario que no merecería haber nacido en esta isla y al que no extrañaremos.”

Esta noticia es por supuesto falsa. ¿Qué diferencia esta noticia, nada improbable en la prensa de la dictadura, de la nota de PD y de la reafirmación absurda de Ernesto y su soberbia estupidez? Creo que tiene esposa e hijos. ¿Cómo se sentirían?

Tengan larga vida PD y EHB, desde luego; pero un poco de humildad no les vendría mal.