jueves, 4 de septiembre de 2008

DOS DISPAROS DE FERRER

“He sostenido y sostengo que la única función del embargo es de índole moral.”

“Y no me parece que sea esencialmente moral la cuestión que plantea el debate sobre la pertinencia de flexibilizar el tráfico de dinero y afectos entre Cuba y los exiliados, aun visto lo visto en Nueva Gerona, Los Palacios, etc. Más bien, me parece una cuestión de índole práctica y humanitaria.”

Jorge Ferrer.
EL TONO DE LA VOZ. 04/09/2008 1:01

6 comentarios:

J. Ferrer dijo...

Tirofijo, ¿que enlaces a mi foto y no al artículo va con segundas?... ;)
Salud.

TIROFIJO dijo...

Usted siempre tan cuidadoso de las formas, Sr. Ferrer. Cuando sea grande quiero ser como usted. Ya está como debe ser y disculpe. Por cierto, ¿Quién es su asesor de imagen? Encontrar una foto de usted es un dilema.

cabeza de puerco dijo...

Sr Tiro, el puerco lo invita a que pase por su chiquero y lea lo que piensa del movimiento epistolar cubanoamericano que ha destado esta fantasia de moratorias, cuando todos saben que el problema está allá. Un beso.

Anónimo dijo...

Ahora resulta que la damisela encantadora es activista pro vida. Freud tendría un orgasmo monumental con este cabrón.

Bienvenida Pesadilla

Anónimo dijo...

Ferrer formo un cantinfleo muy poco elegante. No se puede quedar bien con dios y con el diablo. Hay que ser mas ferreo, Ferrer.

Elena Andrade (maestra de Cuba) dijo...

Al menos dijo algo. Muchos chillan como plañideras por cualquier cosa, pero cuando se trata de tomar posición tienen mucho miedo, por un lado de ser cuestionados por insensibles ante la desgracia del pueblo cubano y por otro de ser acusados de colaboracionistas con el régimen. Entonces se callan el todos los idiomas que saben y a otra cosa mariposa. Por eso no me animan las campañitas ni los supuestos compromisos de nuestras vedetes de la prensa no tradicional. Se han portado peor que las cadenas y los medios tradicionales y no merecen ninguna credibilidad. Tenemos una intelectualidad miserable y por eso tenemos un país miserable y nuestro futuro será negro. Estoy cansada de los “peros” tramposos que lo único que ocultan son ambiciones y miseria moral, nada diferente a los miserables que aplauden en la UNEAC.