jueves, 21 de agosto de 2008

YO, MONÁRQUICO

Para una reina, una flor,
puede ser casi perjurio.
Se cumpliría el augurio
del ánade. No, el dolor
no le roce. Que el amor
colme su lecho. Si herida
fuese, ¡nunca suceda!
Pido a dios que le conceda
a la reina larga vida.

1 comentario:

Fernandina de Jagua II dijo...

Yo Isis, me uno a esa monarquia, te felicito y todo te alla bien
Denis Fortun