miércoles, 27 de agosto de 2008

AÑO NEGRO

Por Simplicio.

Para mi amigo Éufrates del Valle, cuyo blog “El Imparcial Digital”, cumple su primer año.


No salgo de mi asombro. Escucho, involuntariamente, una conversación telefónica, en que una de las dos personas (la que yo podía ver y oír) se quejaba amargamente y exponía así su “desgracia”:

- Imagínate, este ha sido el año más negro de mi vida. Un año entero mirando para el cielo, sin poder manejar y sin permiso de trabajo.

Una pequeña pausa (mínima), en que la persona que estaba en el otro extremo imaginario “del bejuco” no debe haber podido ni intentar una frase compasiva.

- Si me casaba era peor, me cae arriba “la migra” para demostrar que era un “matri arreglao”, y tu sabes… No me quedaba otra que esperar “el año y un día” para aplicar a la residencia por “la ley de ajuste” y salir de esta desgracia.

Otra pausa (corta). Imagino a su interlocutora apurando las palabras par logra “poner una”.

- Si, mi amiga, mi hermano se ha portado muy bien, y hasta me dijo que me iba pagar “los papeles” y regalarme un “transportation”. No hay noche sin día. Yo, en cuanto pueda coger carretera, pido ayuda al gobierno para empezar, que eso de “los sellos” es buenísimo, y me pongo a trabajar para reunir dinero. Lleno dos “gusanos” de “pacotilla” y ¡Pa’ Cuba que tu conoces! Allá yo si tengo “una pila de puntos” y con lo que venda me sale gratis el viaje y me busco algo.

Pausa apenas medible.

- No hija, no. Si mi amiga Yusimy va tres o cuatro veces al año. Fíjate que ella dice bromeando que su mamá la ve más ahora que cuando estaba en Cuba. Como ella siempre estaba “perdía” para Varadero, tu sabes… ¿Qué tres años, ni tres años? Por eso de la religión. Yo ya me compré mi “mano de Orula” en “la botánica” de la esquina, que estaban en oferta.

Hablaba tan rápido, gesticulaba tanto, que por momentos perdí el hilo de la conversación:

- …eso es un negocio redondo. Yusy se ha comprado tremenda casa en Hialeah. Tú sabes que lo que se vende allá es caro y malísimo, sin “Swing” vaya, como dijo ese escritor. Yo he visto cosas acá baratísimas, que yo la llevo a Calimete y me las arrancan de la mano. Es nada más que llegar…

De pronto enmudeció por unos segundos, como si del otro lado le hubiesen dicho algo asombroso. Tartamudeó un poco y haciendo un gesto de hastío continuó:

- ¿Qué embargo ni ocho cuartos? Eso es una mentira de Fidel, que se la han creído hasta los americanos. No te creas ese cuento, que ellos se arreglan y a nosotros se nos va la vida. Mira tú yo, un año perdido... Bueno mi amiga, te dejo. Llámame cuando vayas al Mall que estoy aquí aburrida.

Colgó con cara de molestia y mirando el teléfono con desdén dijo:

- Que daño le hace el capitalismo a la gente, esta no se acuerda de las cosas que tuvimos que hacer en Cuba para vivir “más o menos”.

2 comentarios:

Eufrates del Valle dijo...

Gracias estimado Tirofijo. Podia imaginarme esa conversacion como eco de lo que me cuentan mis amigos de Miami de lo que oyen por alla.

Gracias por esta dedicacion. Conmovido, tu amigo Eufrates

Constancio Baraguá ( alias Cuco) dijo...

Tiros!!!..no le tiren a los nuestros coño, ya bastante hemos pasado!.