miércoles, 25 de junio de 2008

UNA MORDIDA A LA MANZANA

Ediciones Iduna, sello editorial independiente que dirige el promotor cultural pinareño (esto no es una crítica) Juan Antonio Sánchez (Ñico), viene realizando una labor de promoción de la literatura en Miami que ya merece nuestra atención. Siete libros publicados en unos meses de existencia hablan de un esfuerzo elogiable y poco común, al menos en esta ciudad. Libros como “Después de la Gaviota” o “Hierba Nocturna” de José Lorenzo Fuentes, “Saigón Souvenir” (novela) de Carlos A. Díaz, tres libros de poesía (género olvidado por las grandes editoriales) de los poetas Efraín Riverón, Elena Tamargo y Osvaldo Navarro y un libro de ensayos sobre Dulce María Loynaz, van formando un catálogo variado; que pudiera ser atractivo si no fuese dispar, también, la calidad de los textos y la importancia de los autores. Podría argumentarse que eso pasa hasta en las mejores empresas editoriales y no falta razón, sólo que el esfuerzo que están realizando merecería considerarlo.
El diseño de los libros ha ido dando tumbos, demostrando la ausencia de un profesional que trace los parámetros que han de regir la imagen del sello. Esto se manifiesta de una manera muy evidente. Por su parte el trabajo editorial carece del rigor que exige una empresa de esta índole. Son frecuentes las erratas, la poco funcional disposición tipográfica (véase “Horror al Vacío” de Osvaldo Navarro) y la elección de la tipografía. Un comentario aparte merece el libro de ensayos “Dulce Maria” cuyo diseño es absolutamente fallido desde todo punto de vista. “Homenaje a la eximia escritora cubana”, reza un subtítulo en la portada, en una “tipografía de caja de talco” que además de no tener nada que ver con la del título, la supera, por anticuado y ridículo, en mal gusto. Los colores no podrían ser peores. Desagradables a la vista, no facilitan la lectura, ya difícil, del título y subtítulo antes mencionados. La errada elección del diseño y el “herrado” (discúlpame Johnny Cricket, pero no es una errata) impresor, completaron las confluencias necesarias para que se produjera un dislate que exigiría una solución inmediata. Al parecer, el editor escribió una nota en el manuscrito, en la que señalaba al impresor de marras, los colores de la portada. Este, suponemos, influido por el título y subtítulo de la carátula, pensó (¿?) que se trataba de un nuevo subtítulo de última hora. No queda sino elogiar su creatividad y preguntarse si alguien revisó las pruebas, o en su defecto los libros, antes de que tuvieran su encuentro sagrado con los lectores.

Reproducción de la portada y la primera pagina de un ejemplar, vendido y dedicado por uno de los autores, el día de la presentación. Cortesía del propietario del libro. que exige reservar su identidad.

13 comentarios:

celimar dijo...

La pagina web tampoco es para envidiar...

Johnny Cricket dijo...

"Combinacién de dos amrillos y fondo verde"

Me parece muy poético. Pero también está para partirse de la risa.

el infiltrado dijo...

manana presentan un libro de un poeta llamado Bernardo Marques Ravelo, cuyo unico dato es que cojea, pero no me aclararon si lo hace al caminar o al escribir. Ojala sea al caminar porque de poetas cojos estamos hartos. Miami no aguanta mas.

Johnny Cricket dijo...

El Marqués Ravelo que yo he lei en Cuba era novelista o cuentista, no recuerdo. ¿Vive aquí ahora?

el infiltrado dijo...

Si, y periodista. Yo tampoco sabia que era poeta. Bueno, eso esta por probar. Veremos.

Johnny Cricket dijo...

Me gusta ese despertar de la poesía.

Gallo Pinto dijo...

La pobre Dulcita se ve tan pálida encerrada en ese fondo verde limón.
No se habrán confundido y le "metieron" la portada del "Valle de la pájara pinta"?
Mira que esas cosas pasan.

Anónimo dijo...

Verde... no te quiero verde!!!!

Johnny Cricket dijo...

Among the green trees and bushes,
among the rocks and boulders,
there is a voice that is calling you, not the piper, not the savior, it is a different voice,
it is the voice of insanity,
the voice of desperation,
the voice of winter...

Anónimo dijo...

Buenísimo. Están finos ustedes.
¿Al final es cojo o está cojo el poeta?

J. Ferrer dijo...

¡Ese subtítulo es tremendo!

TIROFIJO dijo...

Asi es, amigo J.F.

EL POETA ES UN FINGIDOR dijo...

Johnny Cricket escribió:

Among the green trees and bushes,
among the rocks and boulders,
there is a voice that is calling you, not the piper, not the savior, it is a different voice,
it is the voice of insanity,
the voice of desperation,
the voice of winter...

EL POETA ES UN FINGIDOR responde:
Gracias Johnny por ese poema tan autobiográfico. ¿Por qué no le pones "Autocrítica" como título? The only valuable line there is the last one...because it ends it!!!!